Teólogos

Las cuatro esquinas del mundo

 

Hay un tipo de gente que vive a la espera de cualquier desgracia para incluirla en su libro de afrentas. Gozan con el mal porque les permite echar en cara a los demás sus momentos de risa y felicidad y porque su labor es equidistante entre la búsqueda de culpas y el plan para un mundo mejor, un mundo en el que el dolor ya no podrá existir por prescripción visionaria. Cuentamiserias les llamo.

Dicen otra cosa, pero se justifican por la fe. Son como teólogos en la muerte.

Los ángeles me comunicaron que cuando falleció Melanchton, le fue suministrada en el otro mundo una casa ilusoriamente igual a la que había tenido en la tierra. (A casi todos los recién venidos a la eternidad les sucede lo mismo y por eso creen que no han muerto.) Los objetos domésticos eran iguales: la mesa, el escritorio con sus cajones…

Δείτε την αρχική δημοσίευση 515 επιπλέον λέξεις

Advertisements

Σχολιάστε

Εισάγετε τα παρακάτω στοιχεία ή επιλέξτε ένα εικονίδιο για να συνδεθείτε:

Λογότυπο WordPress.com

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό WordPress.com. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Φωτογραφία Twitter

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Twitter. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Φωτογραφία Facebook

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Facebook. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Φωτογραφία Google+

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Google+. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Σύνδεση με %s